“Los juicios en Alhucemas son una obra de teatro y las sentencias vienen elaboradas de comisaría”

 

IMG_23062017_120555_HDR
Zohra Koubia / Youssef Ouled

Zohra Koubia es integrante de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) y observadora de los juicios de los procesados en Alhucemas por las protestas surgidas a raíz de la muerte de Mohssin Fikri en el Rif, al norte de Marruecos. También es fundadora y presidenta de la Association Forum des Femmes au Rif (AFFA) que promueve el desarrollo socioeconómico y trabaja por los derechos de las mujeres. En 1984 participó en las revueltas del pan duramente reprimidas por Hassan II.

La población del Rif se ha levantado contra la marginación económica y política al que se ha visto sometida históricamente la región ¿Hubo cambio en la política con la entronización de Mohammed VI?

Con la llegada del actual monarca el gobierno quiso hacer una reconciliación con el pueblo a través del instrumento al que se llamó Instancia Equidad y Reconciliación, tenía el objetivo de resolver las violaciones pasadas de los derechos humanos, pero la mayoría de las personas afectadas no aceptaron las propuestas ya que pensaban que no traían un cambio real, como tampoco aceptaron las compensaciones económicas a las familias represaliadas (durante los años de plomo). Eso sucedió porque las reparaciones sociales realmente no existieron y no había un cambio real que todavía hoy pedimos.

La marginación de la región del Rif ha seguido durante los últimos cuarenta años, es verdad que hubo un acercamiento por parte del actual rey, que despertó un sentimiento en los ciudadanos de que Rabat quería una reconciliación con la zona, pero en la práctica no se ha plasmado. Se ha creado una economía ficticia fomentada por ejemplo, con la entrega de numerosas licencias de taxis y sin crear las bases para una economía social y productiva en la región. Después llegaron las manifestaciones del 2011, movilizaciones que dieron aquí (Rif) la mayor cifra de detenidos en todo Marruecos, así como el mayor número de muertos, los cinco jóvenes que aparecieron calcinados en una sucursal bancaria del Banco Popular de Alhucemas, todavía hoy sin esclarecerse. En un principio el fiscal dijo que había dos muertos, a la mañana siguiente eran cinco, la gente se pregunta si los mataron y después los llevaron allí. Estos sucesos hicieron aflorar el sentimiento de no reconciliación que se fortificó con el control de un Estado policial.

Hubo más muertes, entre otros, Kamal El Hassani, Karim Lachkar y ahora Mohssine Fikri. Todos estas muertes sin investigar y la emigración como única alternativa de una juventud que fracasa en los estudios debido a un pésimo sistema educativo que crea diplomados en paro, sumado a la falta de ciclos formativos, la ausencia de universidades en la zona que les obliga a tener que marcharse a Oujda ,Tánger o Fez, ha creado una juventud sin esperanzas. En el Rif, el Gobierno no ha encontrado una solución a estos problemas y ha creado una generación sin oportunidades laborales.

Con las protestas, por un lado se proyectaron programas de inversión en la región, salieron a la luz cientos de plazas para funcionariado que desaparecieron con las detenciones y por otro lado se reprimen las protestas ¿A que responde esta doble actitud del Gobierno?

Es la doble cara de un Estado policial, las dos fachadas del majzén que de cara a la opinión pública e internacional hablaba de reivindicaciones legítimas del pueblo, pero por otro lado emplea la represión para infundir miedo y enviar un mensaje a la población de que las protestas no son el camino.

Estas siguiendo como observadora los juicios de los procesados en Alhucemas ¿Se respetan las garantías jurídicas de los acusados?

Hablamos de jóvenes torturados de camino a la comisaría, otros cuando llegan, muchas familias no son informadas de su detención, algunos son detenidos sin ningún cargo, otros son detenidos durante días y los sueltan después. Durante los juicios, no hay ningún tipo de garantías jurídica. Por ejemplo, durante el día de ayer los abogados abandonaron el tribunal porque no se recogían las declaraciones de los acusados, tampoco las de los letrados. Ayer mismo, frente al juez un chico se quito la camiseta y mostró heridas por todo el cuerpo, pero el juez lo ignoró. Otro ejemplo, el juez leyó la declaración que supuestamente había hecho uno de los procesados en comisaría, sin embargo, el acusado manifestó que nada de lo leído había salido de su boca. Muchos de estos jóvenes denuncian que son obligados a firmar declaraciones que no son suyas. A todo esto, el juez no le presta atención porque los juicios son una obra teatro y las sentencias vienen elaboradas desde comisaría.

Las personas detenidas aquí en Alhucemas son acusadas de los mismos cargos, hacen copia y pega. Se les acusa de manifestarse sin permiso en la vía pública, de atentar contra las autoridades, de emplear de armas… uno de los acusados le preguntó al juez qué armas y le respondió que se trataba de la piedras que supuestamente habían lanzado.

Has hablado de torturas, los abogados han denunciado que sus defendidos han sido torturados ¿Cuál es la postura del Gobierno?

Hay un informe reciente hecho público por las asociaciones marroquíes de derechos humanos que se elaboró durante tres días de investigaciones. El texto recoge cómo los detenidos han sido desnudados los unos frente a los otros, han sufrido amenazas de violación, golpes y vejaciones. Por ejemplo, uno de los jóvenes contó ante el juez que había sido hospitalizado tres veces ante la amenaza de ser violado si no firmaba una declaración que según defendía, no era la que él había hecho, no aguantó y acabo firmándola. Tenemos testimonios públicos de torturas y violaciones, que además se cuentan al juez, que decide no hacer ninguna investigación. Otro ejemplo, es que ante la petición de certificados médicos para demostrar estas torturas, los detenidos nos cuentan que son llevados a una sala donde se les realiza una revisión grupal, donde se les pregunta que dolencias tienen y el acta que se les entrega no recoge los nombres de los afectados. Sin embargo, después se presentan actas con un diagnóstico médicos que ya vienen elaborado previamente, nos encontramos que sus nombres fueron añadidos en colores diferentes al resto del texto.

El Movimiento Popular del Rif (MPR) ha rechazado cualquier tipo de relación con los partidos políticos por considerarlos que forman parte de un mismo régimen ¿Cuál es la situación actual de la izquierda en Marruecos?

Es normal esa desconfianza porque el Estado marroquí ha creado partidos en los que nadie cree. El juego político se conforma de partidos que no se diferencian, sean de izquierda o derecha. Otra cosa destacable es el sistema educativo que no forma para tener una independencia intelectualmente. Se trata de una generación con otra forma de ver las cosas, que está buscando una identidad personal que encuentra en Abdelkrim el Khattabi, la bandera amazigh y en la historia del Rif.

Luego hay partidos de la izquierda como Vía Democrática que siempre han apoyado las movilizaciones, a pesar de las críticas del MPR. Debemos tener en cuenta que este movimiento no es algo que ha surgido de la nada, es el resultado de diversos procesos e influenciado por los diferentes movimientos de lucha. A pesar de la especificad que ha adquirido las protestas con la muerte de Fikri y los cinco mártires del Banco Popular, la hogra es una en todo Marruecos. Demandan mejoras económicas y sociales, hospitales en el tratamiento oncológico en una región donde todas las familias tienen una afectado por cáncer, quieren a sus hijos tengan escuelas y universidades de calidad, acudir al hospital sin tener que pelear para ser atendidos, esa es la clave del éxito.

Hemos visto miles de mujeres tomar las calles y reivindicar una sociedad más igualitaria. Hablo de la violencia de género, leyes de empleo que permiten a menores de edad como trabajadoras domésticas ¿Se abordan los debates en torno a la igualdad de género?

Se dan esos debates, pero lo que es un hecho es que en los últimos años hemos retrocedido en materia de igualdad debido al gobierno islamista de Abdelilah Benkirane. Particularmente, no me ha sorprendido la presencia de mujeres en las calles, porque nadie pudo soportarlo la manera en que mataron a Mohssine. Pero no es algo inusual, todos los 8 de marzo salimos cientos a protestar frente al Tribunal de Alhucemas o frente al hospital, denunciando por ejemplo la falta de medios y atención sanitaria que lleva a muchas mujeres a morir durante el parto. No es novedoso que las mujeres salgan a protestar, en 2012, en Beni Bouayach había manifestaciones solo de mujeres que además era lideradas por la mujer de Mohammed Jelloul (hoy detenido).

En marzo quince asociaciones marroquíes denunciaban la falta de avances en materia de igualdad y pedían un cambio del Código Penal para luchar contra la discriminación de la mujer y garantizar sus derechos y libertades. Con especial hincapié en las dificultades sanitarias, laborales y formativas de las mujeres del campo ¿Cuál es la situación de la mujer rural?

La mujer del Rif está más marginada políticamente y socialmente, pero no se varía demasiado de las mujeres del sur o las del Atlas. Muchas mueren por el camino tratando de llegar al hospital, niñas que caminan durante horas para ir al colegio, una  elevadísima tasa de analfabetización, ausencia de casas de acogida. Las niñas por lo normal no continúan sus estudios, no tienen alternativas de trabajo porque no hay empresas. Aquí no hay nada, solo les queda el campo y tampoco hay políticas que protejan el sector agrícola contra el cambio climático.

No se protege a la mujer contra la violencia. La falta de oportunidades empuja a las niñas a casarse cuanto antes, la ley aunque no permite casarse si es menor de edad, permite al juez autorizarlo y no suelen negarse, siempre se justifican en que la joven tiene un nivel social muy bajo y el enlace es una salida. Una excepción que se ha convertido en práctica habitual. Desde nuestra asociación trabajamos sobre todo en cuanto a los derechos sociales y económicos, cuando tienes una tasa de alfabetización tan elevada y niñas que abandonan sus estudios las leyes no van a darnos más igualdad si no van acompañadas de independencia económica e intelectual.

Y la complicidad internacional…

Los intereses de los Estados son los primeros, igual que Turquía, Marruecos es la policía de una frontera hacia Occidente y esto lo sabe. AMDH no puede realizar ninguna actividad, ya sea conferencia, manifestación o congreso desde el año 2012, eso sucede porque hay un retraso de libertades y derechos humanos, pero vemos que los intereses de los estados están por encima de todo. No es nada nuevo, a Marruecos le viene bien ser la policía fronteriza de Europa.

Anuncios

2 thoughts on ““Los juicios en Alhucemas son una obra de teatro y las sentencias vienen elaboradas de comisaría”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s